Las diputaciones acuerdan devolver los 400 euros con una rebaja en las retenciones

Todos los vascos que cobran salarios por cuenta ajena, pensiones o realizan actividades profesionales o empresariales tendrán una deducción de 400 euros en la declaración de la renta que realizarán dentro de un año, en la primavera de 2009. Para que una buena parte de ese dinero pueda llegar a los bolsillos de los contribuyentes antes de esa fecha, el Órgano de Coordinación Tributaria -en el que están presentes las diputaciones forales y el Gobierno vasco- acordó ayer reformar las retenciones que se practican cada mes en nóminas y pensiones.
Diputaciones y Ejecutivo adoptaron también ayer un acuerdo para adaptar las tablas de gravamen del IRPF a la evolución de la inflación, aunque sólo parcialmente. La conocida como deflactación se hará en un 2%, la misma tasa que aplicó el Gobierno central ya el pasado mes de enero, lo que permitirá compensar una parte del aumento de la presión fiscal que se genera cada año y de forma automática por la subida de los salarios.
El acuerdo alcanzado será negociado en los próximos días con el Partido Socialista de Euskadi, con el objetivo de alcanzar un amplio apoyo en las Juntas Generales de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa. Los votos del PSE resultan necesarios para garantizar la aprobación de la norma y ha sido precisamente este partido el que ha forzado a la Administración vasca a que se haga un cierto ‘seguidismo’ de las iniciativas fiscales de José Luis Rodríguez Zapatero.
Aprobación, el martes
El proyecto de norma que contendrá estas medidas -junto a otras como la adaptación del Impuesto de Sociedades a los reglamentos contables o la eliminación de impuestos para las ampliaciones en la amortización de créditos hipotecarios-, será aprobado el próximo martes en los consejos de gobierno de las diputaciones.
En la práctica, tanto la deflactación de las tarifas como la devolución de los 400 euros supondrán una copia de las medidas de incentivación de la economía puestas en marcha por el Gobierno central y tendrán carácter lineal. Esto es, todos los contribuyentes recibirán el mismo trato, independientemente de su nivel de ingresos.
El acuerdo alcanzado ayer deja a un lado la reclamación realizada por uno de los socios de gobierno en las diputaciones de Álava y Guipúzcoa, Eusko Alkartasuna, para que esta devolución de impuestos reforzase el carácter progresivo del IRPF; al tiempo, reclamaba que la devolución alcanzase hasta 600 euros en el caso de los contribuyentes con menos recursos.
Tan sólo existirá una diferencia entre el ‘modelo vasco’ de devolución y el que ha elegido la Administración central, provocado también por la existencia de dos sistemas de retenciones diferenciados entre el Estado y los territorios forales.
Progresivo
A partir de la nómina o de la pensión correspondiente al mes de junio, todos los vascos verán reducidos sus pagos mensuales a cuenta . Lo que se conoce como las retenciones salariales se recortarán entre 1 y 4 puntos, para absorber la adaptación de la tarifa y también para acometer la entrega progresiva de esos 400 euros, hasta que acabe el año. En síntesis, aumentará ligeramente el salario y las pensiones netas que ingresarán los contribuyentes en sus cuentas corrientes desde ese mes y hasta finales de ejercicio. Falta por concretar si esta nueva deducción se mantendrá también en los próximos años.
Aunque Hacienda todavía no ha desvelado los detalles concretos, la fórmula elegida hace prever que buena parte de los contribuyentes no habrán recibido la totalidad de la devolución cuando acabe el mes de diciembre. La diferencia la recuperarán al presentar la declaración de la renta en la primavera de 2009 y apliquen, con carácter definitivo, esa nueva deducción de 400 euros.
Ver noticia completa en: http://www.elcorreodigital.com/vizcaya/20080521/economia/diputaciones-acuerdan-devolver-euros-20080521.html

Anuncios